Los inicios del Deportivo Cuenca se dan cuando los cuencanos Polibio Vásquez Astudillo, Alfredo Peña Calderón y Alejandro Serrano Aguilar, asisten al Mundial de México 1970, motivados por lo que presenciaron en la cita ecuménica del balompié, se comprometen en hacer realidad un sueño de la urbe: un equipo profesional que represente a la ciudad en el Campeonato Nacional de Fútbol.

El doctor Alejandro Serrano Aguilar, en calidad de alcalde de la urbe, promueve la iniciativa, con una respuesta muy favorable de la ciudadanía. Antes de que el fútbol profesional llegara a la ciudad, la Federación Deportiva del Azuay era la organizadora de una serie de encuentros, con la presencia de importantes clubes del país.

El 4 de marzo de 1971 nace el club profesional llamado Deportivo Cuenca. Los archivos del deporte indican que el club con el nombre de Deportivo Cuenca ya integraba la lista de los clubes fundadores de Federación Deportiva del Azuay en 1924.

El respaldo ciudadano fue inmediato ante la iniciativa encabezada por el alcalde, así se conformó la Comisión de Deportes con Gilbert Sotomayor, Ricardo Ordóñez y Bolívar Lupercio, cuya primera gestión era el obtener la aceptación de la Federación Ecuatoriana de Fútbol para que participe el equipo de la ciudad en al ámbito profesional.

Mediante la sesión celebrada en febrero de 1971 en el “Salón de la Ciudad” de la Municipalidad de Cuenca, ahora llamada Alcaldía de Cuenca, se hizo realidad el proyecto y nació el Club Deportivo Cuenca. Un mes más tarde, se fundó la Asociación de Fútbol del Azuay (AFA).

La primera acción de los noveles directivos fue contratar a Carlos Alberto Raffo como el primer director técnico del Deportivo Cuenca y entre los jugadores más destacados se contó con: el arquero Rodolfo Piazza (primer jugador extranjero que contrató el club), los cuencanos Hugo Barrera, Gonzalo Coronel y Guillermo Jaramillo, Iván Caicedo, el paraguayo Gerardo Laterza, Juan Tenorio y Vicente Martínez.

El Cuadro Rojo trajo nada menos que el mundialista uruguayo Rubén Bareño, y a otros extranjeros que marcaron su paso con alta calidad: Aldo “pájaro” Villagra, Carlos Santiago Rodríguez, Agustín Messiano, Ángel Ramón Aguirre, Juan Domingo Pereira y una serie de extranjeros y nacionales de primerísimo nivel idolatrados por los comarcanos.

En 1975, el Cuenca consigue su primera clasificación a Copa Libertadores de América y su jugador estrella, Ángel Luis Liciardi, se proclama como el goleador del torneo con 36 anotaciones, un récord que duraría hasta 1998. Como vicecampeón de Ecuador, el Cuenca debuta en la Libertadores de 1976 junto al campeón Liga de Quito. Jugaron con los representantes bolivianos Guabirá y Bolívar. Al final de la primera fase, los conjuntos ecuatorianos sumaron ocho puntos y para definir el clasificado a la segunda etapa, se jugó un cotejo decisivo en Guayaquil. El equipo Albo ganó 2-1.

Un año después el club cuencano volvió a la Copa Libertadores en calidad de vicecampeón junto a El Nacional como campeón. Los rivales coperos fueron los brasileños Internacional de Porto Alegre y Corinthians. Pese a la experiencia del 76, el Cuenca terminó en cuarto lugar con tres puntos.

El equipo base que jugó la Libertadores estuvo formado por: Enrique “el chino” Aguirre, Hugo Barrera, Agustín Messiano, Iván “clavo” Caicedo, Fausto “rockola” Klinger, José María Gatti, Jorge “pipo” Vélez, Ángel “chompa” Romero (Segundo “pichula” Pérez), Gonzalo “pachaco” Castañeda, Ángel “tano” Liciardi y Aldo “pájaro” Villagra.

Luego de las magníficas presentaciones en sus primeros años de vida institucional, el cuadro cuencano empezó a tener un declive a partir de los finales de la década de los 70. El equipo de 1979 dirigido por Luis Grimaldi fue uno de los mejores, pero no pudo rematar una buena campaña, teniendo como máximo artillero a Walter “El Toro” Bares. En 1981 el equipo morlaco perdió la categoría y descendió a la Serie “B”. Luego en 1982 al quedar último en la Serie “B”, el club descendió a la Segunda Categoría en la cual se limitó a jugar el torneo de la Asociación de Fútbol del Azuay.

Luego de jugar dos años en segunda división en donde fue campeón provincial, en 1985 el Deportivo Cuenca retornó a la Primera Categoría y se mantuvo en la serie de privilegio. En 1986 el equipo morlaco obtuvo el cuarto lugar, bajo la dirección de Héctor Morales (†). Ocho años más tarde, en 1994, se produjo un nuevo descenso a la Serie “B” tras perder por penales ante el Delfín de Manta 4-3, sin embargo volvió a ascender a la Serie “A” al año siguiente.

Para 1996, la directiva presidida por el Dr. Alejandro Serrano Aguilar contrató a jugadores extranjeros como José Luis “El Puma” Rodríguez, Marcelo Fontana, Juan Balmaceda y Carlos Pancirioli, dirigidos por Carlos Ramacciotti, pese a realizar una interesante campaña, no se pudo rematar el año de buena manera y el plantel termina en el quinto lugar.

El elenco se mantuvo en la Serie “A” hasta 1999, cuando la crisis económica, deportiva e institucional empujó al equipo una vez más al descenso a la Serie “B”. El 4 de diciembre de 1999, el Deportivo Cuenca perdía la categoría por última vez en su historia, los problemas que acarreaba la institución impidieron que en el año 2000 se pueda volver a la Serie A.

En 2001 un grupo de jóvenes dirigentes liderados por Mario Esteban Espinosa, tomó a su cargo el club y luego de una extraordinaria campaña consiguió el ascenso a la Serie “A”, acompañando con Liga de Quito en primer lugar y líder de la Serie B 2001, ganando de esa manera su retorno a la serie de privilegio para la temporada 2002.6

El regreso a la Serie “A” en 2002, el cual sería a la postre definitivo, trajo consigo gran expectativa nacional y la formación de barras organizadas, entre ellas la Crónica Roja. Además, los dirigentes se preparaban para devolverle al club la fortaleza institucional y deportiva que se había perdido en las dos últimas décadas. Al final de la temporada el Deportivo Cuenca ocupó la quinta posición en el campeonato, detrás del Barcelona, Liga de Quito, El Nacional y Deportivo Quito. En 2003 hace una gran campaña y clasifica al hexagonal final aunque no consigue clasificarse a la Copa Libertadores de América.

En el 2004, bajo la presidencia de Manuel Vega Villa, Deportivo Cuenca vivirá el episodio más grande de su historia al sumar la primera estrella en su carrera. Todo se inicia con la contratación del técnico argentino Daniel Córdoba, quien incorpora al club jugadores extranjeros como Javier Klimowicz, Marcelo Velasco, Eduardo Iachettiy y los nacionales Raúl Noriega, Giancarlos Ramos, Carlos Hidalgo, David Valencia y Jhon Cagua. Luego de una exitosa primera etapa, a mitad de camino se produce la salida del técnico Córdoba quien deja al Cuenca clasificado a la Liguilla y se contrata a Julio “turco” Asad.

El título llegaría el miércoles 8 de diciembre, faltando dos jornadas para el final del torneo, cuando Deportivo Cuenca con 19.5 puntos, se hizo inalcanzable para sus seguidores, entre ellos Barcelona y Olmedo de Riobamba que quedó vicecampeón. Ese día el Cuenca ganó 3-2 a Aucas en Quito y la celebración estalló tras el final del juego entre El Nacional y Liga de Quito. El empate le volvía inalcanzable a los Rojos. Los aficionados se lanzaron a las calles a festejar, miles de vehículos hacían sonar sus pitos, estallidos de cohetes y juegos pirotécnicos. La conquista generó tal alegría en la hinchada que obligó a la apertura del estadio en donde miles de hinchas ovacionaron a sus ídolos. Previo a esto hubo una caravana desde el aeropuerto hasta el Ejido.

El equipo base que conquistó el título del 2004 fue: Javier Klimowicz, Jhonny Pérez, Raúl Noriega, Segundo Matamba, Jhon Cagua, Marcelo Velasco, Gianarcalos Ramos, Raúl Antuña, David Valencia, Carlos Quiñónez y Walter Calderón.

Deportivo Cuenca jugó la Libertadores del 2005, sus rivales fueron Boca Junior de Argentina, Pachuca de México y Sporting Cristal de Perú. Quedó en la primera etapa en cuarto puesto, luego de tres empates en casa y tres derrotas afuera.

En el 2005 el Cuenca se proclama vicecampeón, su intervención en la Libertadores del 2006 fue en la fase clasificatoria, allí jugó con el conjunto brasileño Goiás, en partidos de ida y vuelta. En su estadio igualó 1-1 y de visitante cayó 0-3. No clasificó para integrar los grupos que constituye la parte principal de la lid.

En el 2007, el Cuenca es vicecampeón y clasifica a Copa Libertadores 2008, tuvo al argentino Juan Carlos Ferreira como goleador del torneol. En la primera ronda de la Libertadores midió a los elencos de Estudiantes de la Plata y Lanús de Argentina y al uruguayo Danubio. La gente celebró la victoria en Cuenca sobre Estudiantes de la Plata 1-0 con gol del argentino Mauricio Ferradas. En los restantes partidos con Danubio en casa, Lanús en Buenos Aires y en Cuenca de vuelta con el equipo granate, empató 0-0, 0-0 y 1-1, respectivamente. En Montevideo, Danubio ganó 2-0 y contra Estudiantes en Buenos Aires perdió 2-0.

En el 2009, Deportivo Cuenca en Copa Libertadores integró el grupo de Copa Libertadores con Boca Junior de Argentina, Guaraní de Paraguay y Deportivo Táchira de Venezuela. En un histórico partido, los Rojos ganaron 1-0 de local a Boca. El delantero Edison Preciado marcó el gol e hizo estallar de júbilo al público que abarrotó el estadio Alejandro Serrano Aguilar. En Buenos Aires, los rojos perdieron por idéntico marcador con Boca. Ante Guaraní se igualó 1-1 de visita y se goleó 4-0 de local, con el Táchira se obtuvo en casa el triunfo 3-1 y perdió 1-0 como visitante. Con estos resultados, Deportivo Cuenca avanzó hasta octavos de final, donde quedó eliminado a manos del Caracas FC. (2-1 en casa y 0-4 de visita).

En los tramos finales del Campeonato 2010, quedó sin opción de clasificar a Copa Libertadores de América.

Desde el año 2011 hasta la actualidad el Club atraviesa un proceso de reorganización institucional lo que no ha permitido estar en la palestra del fútbol ecuatoriano como se ha caracterizado, en la actualidad la directiva presidida por Galo Cárdenas Rodas, trabaja para devolverle a la hinchada ese equipo aguerrido que buscó siempre la clasificación a torneos internacionales y los primeros lugares del campeonato local.

En el profesionalismo todos los presidentes merecen reconocimiento por mantener la pasión del balompié. Entre los que podemos mencionar están: Alejandro Serrano Aguilar, Humberto Pesantez, Luis Borrero Olives, Luis Orellana, Carlos Flores, Rodrigo Jarrín, Hernán Astudillo, Manuel Vega, Mario Esteban Espinosa, Marcelo Herrera y en la actualidad Galo Cárdenas.

Entre los técnicos más destacados de la historia figuran: Carlos Alberto Raffo, César Guillermo Reinoso, Luis Grimaldi, Armado Mareque, Héctor Morales, Julio Asad, Gabriel Perrone, Patricio Lara, Carlos Ramacciotti y los cuencanos Rubén y Jorge Vélez; y Paúl Vélez el último técnico en conseguir un vicecampeón en el año 2009.

Otro evento internacional en el que participó Deportivo Cuenca, fue la desparecida copa Conmebol de 1999 contra el equipo peruano Sports Boys del Callao.

EL GOLEADOR DE SIEMPRE

Angel Luis Liciardi es el jugador que a criterio de mucho, más recuerdos ha dejado en nuestra tierra.

Su marca de 36 goles marcados en el Campeonato de 1975, sólo superada en 1998 por Jaime Iván Kaviedes defendiendo a Emelec (43 anotaciones), y sus 180 tantos marcados en partidos oficiales y amistosos lo han convertido en el jugador más popular de todos los tiempos.

Liciardi llegó a Deportivo Cuenca en 1972, después de actuar en el Emelec del 70 y 71 donde fracasó al convertir apenas seis goles en los dos torneos (más 8 anotaciones y 2 en la Libertadores). Antes había jugado en el Belgrano de Córdoba.

Con los Rojos desató toda su categoría hasta convertir 24 tantos. En el 73 quedó marginado, porque el equipo llenó el cupo de extranjeros. Cuando Barcelona quiso contratarlo le entregaron las divisiones inferiores del Cuenca y se solicitó su nacionalización; conseguida en siete meses. Ya como ecuatoriano volvió a ratificar su clase. Aquí citamos sus tantos en el Cuenca. 1972 con 24 goles; 1973 no jugó; 1974 hizo 19 tantos; 1975 convirtió 36 anotaciones; 1976 goleó en 35 ocasiones; y en 1977 en 11 ocasiones. Un año después fue a Barcelona y pasó a su retiro.

Fuente: Algunos datos tomados del libro «Grandes Momentos del Deporte Azuayo».